Aprendizaje autónomo en épocas de Coronavirus

En los últimos dos días numerosos colegios han comenzado a utilizar diversas plataformas para mitigar el impacto de la suspensión de clases; independientemente de las herramientas utilizadas, su accionar ha puesto al descubierto  entre otras cosas; la necesidad de superar arraigadas concepciones educativas que todavía tienen muchos maestros  ( educación por contenidos),  y el estado incipiente en el que se encuentra la implementación de un currículo por competencias.

Aquí una sugerencia desde la reflexión pedagógica personal:

  1. Revisar la programación anual (si, la anual, aquella que tiene el listado de los desempeños por competencias de tu área) y elige aquel desempeño de menor demanda cognitiva (aquel que no requiere de habilidades muy complejas, si tienes dudas siempre está Bloom para salir a tu auxilio.)
  2. Plantea a tu  grupo de estudiantes ese desempeño como meta de aprendizaje a través de una evidencia observable ( utiliza la herramienta o plataforma de tu preferencia siempre que se acomode a tus necesidades) y por lo que más quieras, no le mandes una tarea o actividad definida para alcanzar ese desempeño (aunque no lo creas ese desempeño puede alcanzarse por diferentes caminos y actividades, no pontifiques más de lo necesario) la manera cómo alcancen esa evidencia es parte de su aprendizaje autónomo ( recuerda las competencias transversales!) Inclusive la misma evidencia que pides puede tener numerosas maneras de presentarse. 
  3. Sugiere algunos materiales y recursos que tus estudiantes puedan utilizar para recabar información, organizar información o presentar información. (Acuérdate de Bloom!) Dale una lista de textos, repositorios de contenido, herramientas tecnológicas y otros medios a su alcance.
  4. Plantea plazos razonables y criterios de evaluación válidos para ese desempeño de acuerdo a la competencia que estás desarrollando. La evidencia que presenten tus estudiantes debería cumplir con las habilidades que componen ese desempeño. Comparte y explica al detalle y con ejemplos lo que evaluarás del “trabajo” de tus estudiantes.

Si has elegido adecuadamente aquellos desempeños de menor demanda cognitiva verás que tus estudiantes logran cumplir con la meta propuesta y podrás darle un check a ese desempeño que ya alcanzaron. Con ello al retornar a clases podrás reprogramar aquellos desempeños que necesariamente requieren de la presencia física del maestro y de equipos colaborativos en el aula.

Recuerda que tú razón de ser en la escuela YA NO ES CUMPLIR CON LISTADO DE TEMAS SINO DESARROLLAR COMPETENCIAS QUE SE EXPRESAN EN LOS DESEMPEÑOS DE DE TU GRADO Y ASÍ ALCANZAR LOS ESTÁNDARES DEL CICLO.

Pd. Este post nace a raíz de la desazón de ver cómo varios colegios querían “avanzar” contenidos por medio de tareas desconectadas entre sí y sin mayor complejidad. Algunas tareas que destacan por su irrelevancia fueron: – Pedir que avancen el libro de caligrafía.

-Pedir que resuelvan un listado de ejercicios ( matemáticas descontextualizadas y de puro algoritmo)

-Pedir que completen las primeras  páginas del libro ( sin un profesor al lado y sin la explicación correspondiente es casi un crimen), 

– Pedir que respondan cuestionarios ( en tiempos de google es un despropósito!!), 

– Pedir que realicen una monografía (sin el acompañamiento y retroalimentación que eso requiere sobre todo en la etapa escolar)

Y la lista continúa, teniendo en común la reproducción de contenido y tareas nada relevantes.