Evaluación de progreso medio término

Sabemos que los funcionarios de la DRELM no han comprendido mucho respecto al enfoque por Competencias cuando programan una semana de pruebas escritas bajo el nombre de Evaluación de Progreso de Medio Término para todos los colegios públicos de Lima Metropolitana.

Pueden tener las mejores intenciones pero todas ellas están alejadas de la noción de competencias y entran en total contradicción con las orientaciones metodológicas del Currículo Nacional de Educación Básica Regular que aún se encuentra vigente.

En la práctica los estudiantes de primaria, secundaria y EBA se encuentran desarrollando dos cuadernillos diarios con preguntas de  selección múltiple para evaluar su progreso en las áreas de Ciencia y Tecnología, Ciencias Sociales, Matemáticas y “Lectura” 

Cada cuadernillo es autofinanciado por los padres de familia con costos tan variados como la voluntad de su director y la necesidad de sus colegios. Ese cuadernillo está disponible en la  plataforma MUNDO IE pero también está en las redes, con su respectivo solucionario y respuestas correctas al alcance de cualquier estudiante con Internet en su celular. Inclusive los mismos estudiantes comparten las respuestas y las soluciones en la conocida página Brainly.lat (una página donde desde hace varios años los alumnos postean las respuestas a problemas, preguntas y tareas  que dejan sus profesores)

Y ¿por qué está Evaluación de Progreso de Medio Término está fuera del enfoque por Competencias?

Primero. Las competencias son la manera como respondemos a desafíos del mundo real poniendo en juego nuestras habilidades. Ninguna competencia se puede evaluar en una prueba escrita, así como lo lees, ninguna competencia puede evaluarse con preguntas de selección múltiple. Por lo tanto, es un despropósito querer obtener información del progreso de los estudiantes a medio año con una prueba escrita.

Segundo. La razón de la evaluación es tomar decisiones, éstas sobre todo son parte de la autonomía del estudiante. Es él quien debe tomar las decisiones sobre sus resultados intermedios, una manera de comprender su progreso es a partir de las conclusiones descriptivas que debe obtener del docente cada vez que finaliza un bimestre o trimestre. Añadir una evaluación escrita, ajena a lo trabajado en aula (situaciones significativas) y cuyo resultado desconoce el estudiante es retornar a un enfoque de evaluación centrado en la calificación y que ubica al estudiante como objeto y no como sujeto de aprendizaje y mejora.

Tercero. Una competencia existe en el mundo real, no en una pregunta de cuadernillo,  el ejercicio de un libro o de una plataforma. El Currículo Nacional pone énfasis en contextualizar el aprendizaje desde una realidad concreta (situación significativa) de modo que a criterio del docente se van organizando experiencias de aprendizaje que permitan poner en juego las habilidades de sus estudiantes para resolver ese desafío del mundo real. En ese proceso los contenidos pierden la secuencia acostumbrada y se emplean de acuerdo a la necesidad que demanda la situación significativa. Eso nos lleva a encontrar que mientras un colegio está abordando una situación X, el colegio que está a dos cuadras aborda una situación Y con sus respectivas actividades de aprendizaje totalmente diferentes; cada colegio aborda las competencias en un orden diferente, utiliza diferentes contenidos, logrando diferentes evidencias siempre que apunten al estándar que corresponde a su ciclo. Por tanto; aplicar una evaluación escrita con las mismas preguntas a todos los alumnos rompe la lógica de contextualizar el aprendizaje, rompe la idea de abordar la competencia desde la construcción de la evidencia, rompe la idea de aprender en la acción.

Cuarto. Si bien es cierto las evaluaciones censales se han aplicado hace décadas, su finalidad no ha sido “medir” el estado de las competencias sino a través de  algunas preguntas abiertas o cerradas se buscaba hallar la presencia de cierta habilidad cognitiva que era requisito para poner en juego la competencia. A diferencia de ello la Evaluación de Progreso de Medio Término propuesta por la DRELM busca “recoger información sobre los avances en los aprendizaje de los estudiantes respecto a los niveles de desarrollo de las competencias alcanzadas después de la evaluación diagnóstica”  es decir buscan medir las competencias, así tal cual; lo que significa un verdadero despropósito.

Quinto. Según el Currículo Nacional el parámetro de comparación para descubrir el progreso de las competencias son los estándares, no se requieren mayores criterios de evaluación ni pruebas. Por el contrario, para poder evaluar ese progreso los estudiantes tienen que responder a un desafío en el mundo real que les permita poner en juego sus habilidades, ese desafío no puede ser algo “aprendido” o una respuesta única; sino una situación auténtica y novedosa. Ahí radica la complejidad de evaluar el aprendizaje. Entonces una prueba no tiene ninguna situación real, ningún desafío, ni pone en juego habilidades complejas, por lo que no puede considerarse útil para evaluar el progreso de las competencias. 

Si la intención de la DRELM es conocer el estado de los aprendizajes, la información se encuentra en los resultados de evaluación de cada colegio, que fácilmente pueden ser analizados desde los datos que se tienen en el SIAGIE, es con esa herramienta que se podría iniciar una analítica del aprendizaje a partir de todos los datos de todos los colegios de la jurisdicción. 

Si la misma DRELM no confía en los datos de los resultados del aprendizaje que se encuentran en el SIAGIE, o no confía en el proceso de evaluación que siguen los docentes de su jurisdicción; el camino no es crear una herramienta de evaluación adicional (cuyos resultados tampoco son válidos) sino por el contrario la DRELM tiene la tarea de optimizar el proceso de evaluación en cada colegio, brindar más capacitación y acompañamiento a los maestros, y… entender el Currículo Nacional tanto como el enfoque de evaluación formativa que se encuentran aún vigentes.

Hay mucho que hacer y reflexionar desde la raíz hasta las ramas.