Evaluación diagnóstica, corregir el error

¿Ya comenzaste clases o vas iniciar la próxima semana? Una de las primeras acciones de este año es implementar la evaluación diagnóstica.

Pero no, no se trata de tomar cuestionarios o exámenes en línea, eso no es evaluar. Ya hay quienes han pensado en aplicar pruebas tradicionales para diagnosticar competencias. Grave error, las competencias solo pueden evaluarse en un contexto real en el que puedan ponerse en juego; y un examen, cuestionario o prueba en línea es lo más contrario al desarrollo de una competencia.

Entonces, ¿Cómo debo realizar la evaluación diagnóstica?

✅El punto de partida son los estándares del ciclo, nuestro diagnóstico consiste en descubrir en qué medida mi estudiante esta más cerca o más lejos del estándar de esa competencia para sobre ello planificar las acciones de este año. Entonces debo analizar ese estándar, descubrir qué debería haber alcanzado en el año anterior; una  mirada a los desempeños de ese grado son una buena ayuda.

✅Pero esos estándares no son fáciles de observar directamente en nuestros estudiantes, por lo que para recoger esa información es necesario establecer algunas evidencias que mi estudiante puede  mostrarme y así tener una idea del aprendizaje que logró el año anterior. No siempre es necesario pedirle nuevas evidencias, a veces su portafolio del año pasado es suficiente evidencia, o quizá un trabajo o producto presentado ya nos ofrece esa información, incluso las conclusiones descriptivas que realizó el profesor anterior ya es información válida como evidencia y solo nos queda reflexionar sobre esos datos.

✅Pero si no tenemos suficientes evidencias del año anterior, es necesario plantear situaciones que inviten al estudiante a poner en juego esa competencia (una misma situación puede permitirme ver la presencia de varias competencias a la vez) y que como resultado nos ofrezcan evidencias del aprendizaje logrado el año anterior. Por ejemplo puedo pedirle que analice un caso, que opine sobre un tema, que participe en un debate, que analice un problema, etc. Esas son situaciones de aprendizaje que nos permiten recoger evidencias válidas.

✅Y para sistematizar la información recogida podemos resumirla en un instrumento de evaluación que hemos construido tomando como base el estándar de esa competencia. Una lista de cotejo nos servirá si la evidencia es de baja complejidad y requiere de menos tiempo; y una rúbrica será ideal si la evidencia necesita de más tiempo para ser construida o si su complejidad apela a las habilidades cognitivas superiores.

La semana de regreso a clases es tan emocionante como para abrumarla con exámenes en línea; que el entusiasmo de nuestros estudiantes encuentre su eco en situaciones divertidas, retadoras y constructivas. Así sin darse cuenta, están siendo diagnosticados y evaluados pero a la vez están aprendiendo.

Buen año escolar 2024